El Club Náutico Córdoba, con 88 años de historia, es la institución náutica más importante del centro del país. 

Más de 200 personas cada fin de semana practican deportes náuticos en sus instalaciones y se acercan al club para disfrutar en familia. Sin duda, un orgullo para aquellas 51 personas que pusieron en marcha este sueño un 12 de octubre de 1932.

La pasión convierte sueños en realidad

Llevados por el ansia de remar en las transparentes aguas del flamante Dique San Roque, un grupo de notables miembros de la sociedad cordobesa, fundan el 12 de octubre de 1932 el Club Náutico Córdoba.

Fueron 51 los socios fundadores que se emprendieron en este desafío. Ellos son: Agustina Vagliente, Alfredo Rogers, Amadeo Combes, Aquilino Luque, Arturo R. Beckwith, Atilio R. Vallania, Bartolomé de la Colina, Carlos Carrega Nuñez, Carlos Siburu, Doinga Vagliente, Emilia A. Dianda, Enrique Despontin, Enrique González Albarracín, Ernesto Blanco, Ernesto Casas, Ernesto Luque, Exequiel Feigín, Federico Gasser, Federico Harperath, Filemón Castellano Posse, Gabriel Céspedes, Héctor Lucero, Héctor M. Buasso, Humberto Loretani, José P. Morán, José Riera Vives, Juan A. Beverina, Juan B. Laborero, Juan Enrique Minetti, Juan Naumené, Luis Ángel Arrigoni Blanco, Luis C. Cagnacci, Luis E. Molina (Hijo), Luis F. Arrigoni, Luis Feigín, Marcelo Beguerí, Mario Ninci, Miguel Carrega Núñez, Ramón Aldecoa, Raúl Ninci, Raúl Verde Paz, Ricardo Orortegui, Roberto J. Sierra, Rodoflo Fernández Voglino, Rodolfo Colombres Newton, Rodolfo Piatini, Rogelio Nores Martínez, Rosendo Gil Montero, Rubén O. Davison, Servero Amuchástegui y Victor Loero.

Dos años más tarde, contactan a la viuda de Carlos Nicandro Paz, Doña Margarita Avanzatto, a quien le solicitan y ella accede, a la donación (ver el acta) de una parcela mayoritaria de terreno de la Estancia Santa Leocadia, emplazada en la Pedanía San Roque del Valle de Punilla. Nueve años después, le compran a Miguel Muñoz dos hectáreas más de terreno lindante al anterior.

Se construye posteriormente la sede del club mediante la realización de un empréstito interno y la venta de una porción del terreno. El diseño original asemeja el puente de un barco de crucero y resaltan las piedras como estilo arquitectónico principal. Años después, al modificar el Gobierno de Córdoba, la cota del dique de 35 a 38 metros, el club percibe la indemnización que surge de la expropiación y con ello se amplía la sede al aspecto que tiene actualmente.

Si bien el club nace principalmente para la práctica de remo, con el paso de los años, la navegación a vela y la motonáutica, fueron ganando espacio entre los asociados. Actualmente, la actividad principal es la navegación a vela, pero también la práctica de canotaje, windsurf y motonáutica de recreo tienen un espacio muy destacado entre las prácticas más habituales de los socios.